Rebuscando en el trastero (2)

El otro día mostraba aquello que guardo desde hace años en el trastero. Quedó una pila de papelotes, sobres y carpetas, que ayer, empecé a desmontar y fotografiar:

Lo primero que apareció fue un SPAC impreso, junto con dos revistas de White Dwarf, la revista de las miniaturas Warhammer. Durante un tiempo me dediqué a coleccionar y pintar miniaturas, como podéis ver en la pequeña muestra que ilustra la cabecera de esta entrada.

A continuación, una serie de sobres conteniendo todo el material que recibí de «Villa y Corte», un juego de rol por correo, ambientado en el Madrid del siglo XVII. Cada turno de juego representaba un mes en la vida del personaje, y el objetivo del juego era ascender en la sociedad de la corte y villa madrileña, en la España «donde no se ponía el sol».

Aquello que acontecía una vez procesados los turnos de todos los jugadores era reflejado en un pequeño fanzine, a modo de relato de sociedad (y noticiario de sucesos o militar). En la foto anterior, subrayado el nombre de mi personaje.

El juego estaba tremendamente ambientado, y desde luego, era un currazo de sus creadores y administradores.

Arriba ejemplos de «procesado» de una hoja de turnos de mi personaje.

Otro ejemplo de turno procesado y mensajes del «game master». A mi personaje le tocó ir a la guerra a Flandes y allí, la verdad, no se podía hacer mucho, lo que poco a poco fue disminuyendo mi interés.

Como comentaba, durante un tiempo coleccioné miniaturas de Warhammer, aunque nunca llegué a jugar. Eso no quita que conserve todavía las hojas de referencia para las batallas y que organizara las unidades de mis dos ejércitos, una alianza de elfos, humanos y enanos, contra un waag Orco.

Nunca he sido muy de comics, pero una vez me compré una colección de Aliens y Predator. No me llamaron mucho la atención la verdad.

Entre los papelotes han aparecido varios CAAD impresos, esperando ser encuadernados. Aquí los 5 números de boletines CAAD:

Otro SPAC y un Classic Adventurer, estos sí, encuadernados e impresos a color en todo su esplendor:

Una curiosidad, listado impreso de código PAW de la primera parte de «Los Elfos de Maroland»:

Más CAAD, del 33 al 35, aunque ya los imprimí y encuaderné en otro formato, y toda una colección de SPACs impresa. Un encuadernado en gusanillo hay ahí pendiente:

Aunque me suscribí a la modalidad «solo disquete» del Z-For-Zero, en su última época, el disquete venía acompañado por un pequeño fanzine A4 en papel:

Z for Zero también tuvo su juego por correo, un juego de guerrillas en la selva sudamericana, al que jugué muy poquito:

Sin embargo el primer juego por correo al que jugué, antes que Villa y Corte, fue FarWest, un juego de rol por correo ambientado en el salvaje oeste americano. Como Villa y Corte, increíblemente ambientado, recibiendo un periódico en cada turno, a modo de presentación de resultados.

Sin embargo, la parte más sentimental de lo encontrado es la recopilación de cartas intercambiadas durante estos años con la comunidad.

Una gran parte de cartas son de Vicente Tobarra López, guionista de Juana Pueblo Soft, con el que colaboré en la programación de dos de sus guiones: «Al otro lado del Rubicón» y «El Amo de las marionetas». Al final, la colaboración no llegó a buen puerto y ambas aventuras fueron abandonadas…

Kame Soft también organizó durante un tiempo un JPC, una especie de football manager por correo, que, para variar, solo duró unas jornadas…

Fran Morell y otra correspondencia del Year Zero Club:

«Los Elfos de Maroland», la única aventura de Kame Soft se vendía por correo. Todavía conservo las cartas de petición de los compradores, así como comentarios y peticiones de ayuda… La mayoría rigurosamente manuscritas:

Sildavia o Área XXI fue otra compañía de JPC, con sección fija en CAAD y radicada en Algemesí, a escasos 15 km. de mi casa. Ahí jugué una partida a «Virus».

Por supuesto, también intercambié algunas cartas con el CAAD, es decir, con Juanjo Muñoz:

Aventuras ACC fue una compañía homebrew que también publicó un fanzine en disquette:

Y para terminar, tres tesoros, tres cartas de tres «grandes»: JSJ, Carlos Sisí y Josep Coletas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *